Ibagar multada por servir comida con gusanos

LA EMPRESA IBAGAR MULTADA CON MÁS DE 7.000 EUROS POR HABER SERVIDO COMIDA CON GUSANOS A LOS ALUMNOS DEL COLEGIO ISABEL LA CATÓLICA DE LA ZUBIA

LAS FAMILIAS DEL COLEGIO PÚBLICO GENIL DE LA CAPITAL SIGUEN SIN OBTENER RESPUESTA A SUS PROTESTAS POR LA MALA CALIDAD DEL SERVICIO DE COMEDOR

FAPA Alhambra entiende que los acuerdos alcanzados con las AMPAS de los Colegios Isabel la Católica, Tierno Galván y Al-Zawiya de La Zubia, deben hacerse extensivos a todos los centros educativos donde tengan servicio de comedor atendido por empresas de catering. Hay que dar a las familias la posibilidad de que, de forma organizada a través de la Comisión Permanente del Consejo Escolar de Centro, se establezcan mecanismos de control para mejorar el funcionamiento y la calidad de los menús.

La resolución de la Delegación Provincial de Educación se ha basado en el informe redactado por la Delegación de Salud. Tras analizar las instalaciones de la empresa y los restos de comida, se pudo apreciar que los “gusanos” eran efectivamente gorgojo del tocino, procedentes con toda probabilidad, de un hueso de jamón empleado en la elaboración del potaje de judías. Esto no se considera perjudicial para la salud, pero sí provoca la degradación de los alimentos.

La propia Delegada de Educación, Ana Gámez, ha señalado que la empresa tiene derecho a un plazo de alegaciones ante la multa de más de 7.000 euros impuesta por la administración. También ha afirmado que si la empresa vuelve a incurrir en algún error en el servicio que ofrece en los comedores donde presta servicio, se le retirará la concesión.

Desde FAPA Alhambra cree que lo sucedido es la expresión del malestar generalizado de las familias y de las direcciones de los centros no solo de La Zubia, ya que al hilo de lo ocurrido en el Colegio Isabel la Católica, han aparecido más protestas que aún no han sido atendidas por la Delegación de Educación, caso del Colegio Genil de la capital.

El deficiente servicio que prestan algunas empresas de catering, el tipo de comida, conservada a temperaturas de entre 0 y 3 grados, presentan ínfima calidad cuando llegan a la mesa tras ser calentados en los hornos, única manipulación “in situ” que contempla la normativa. El excesivo tiempo que pasa entre la preparación y el consumo, en algunos casos llegan al centro escolar con dos o tres días de antelación. La falta de calidad de los productos básicos utilizados, así como la poca variedad en los menús, son las quejas que plantean las familias a raíz de la implantación de las nuevas normas que marcan a las empresas la elaboración de los menús.

FAPA Alhambra entiende que las familias pagan demasiado, unos 90 euros mensuales de media, a cambio de unos menús que desmotivan gastronómicamente al alumnado que hace uso de los comedores escolares.

Por ello, desde nuestra organización pedimos que los acuerdos alcanzados con las AMPAS de los Colegios Isabel la Católica, Tierno Galván y Al-Zawiya de La Zubia, deben hacerse extensivos a todos los centros educativos donde tengan servicio de comedor atendido por empresas de catering. Hay que dar a las familias la posibilidad de que, de forma organizada a través de la Comisión Permanente del Consejo Escolar de Centro, se establezcan mecanismos de control para mejorar el funcionamiento y la calidad de los menús.